Sólo me queda tu sonrisa en una foto




Sólo me queda tu sonrisa en una foto.
Y tu mirada perdida, en los rincones, de esa tarde.
Sólo quedan recuerdos silentes y fuertes de algún modo,
Mil canciones sin cantar  y tu voz entre mis sueños.

Sólo queda la nostalgia en el infinito,
Y la melancolía del tiempo, aquí, entre tus notas,
Aquel  recuerdo de esa estrella  fugaz en el cielo.
y este jardín mustio y gris, desierto, sin rosas.

Solo me he quedado entre dos espejos del silencio.
Entre mil suspiros largos y un millón de trece versos.
Solo con la penumbra tibia, solo con mis primeros sueños.
Hoy te llamo y no respondes, lloro y no me escuchas, te has ido lejos…

Sólo quedan momentos colgados en mi memoria.
Guiños furtivos y un roce de tus manos en aquel bolsillo.
Ese aroma tuyo que no se pierde de mi historia.
Un verso tuyo en mi cuaderno, de recuerdos, amarillo.

Sólo queda un vacío terco esperando tu regreso.
Como si fuera ayer, abril,  cuando te fuiste,
Y una esperanza en coma y mil latidos enfermos,
Poetas de mis horas frías y de un ayer largo y triste.

Sólo queda un sol sin luna y minutos sin horas,
Un deseo de verte y otro más que te reclama.
Te has ido tras el viento, tras el arcoíris, tras las olas.
Te has ido para no volver,  vida de mi alma.

Sólo queda este poema triste, guardián de mi pasado niño.
Voz de esa  infancia tímida que no te habló aquel día.
Silencio de un amor que esperó mucho, sin reparar en el destino.
Música del corazón, de mis sentimientos,  entre los arpegios de mi vida.

te extraño