Esperanza



Hay lágrimas temblando  en la mejilla de la mañana.
Tantos gemidos que se ahogan, en el pecho del silencio
y suspiros sin aliento, entre alfombras de ganas.
La historia se repite… en este mundo, más, hay vacío.

En los caminos encorvados, entre los cerros altivos,
La lluvia,  a veces borra, la huella gris del caminante.
Hay soledad profunda, entre  los caminos  infinitos
y a  veces, no llega a su destino, el viajero y su equipaje.

Alma mía que lloras… por mil laberintos, perdida,
que buscas un motivo para  besar la alegría:
aún hay esperanza, en el azul del cielo, para esta vida…
¡Toda noche muere cuando revive el día!

En un bosque de besos o  en un desierto de penas,
la vida, a veces corre, desnuda, buscando sol, buscando agua.
Ya se ahoga en las  enredaderas, ya se marchita en la arena.
El mundo la golpea y ella siempre aguanta muda.

Todo tiene   Alfa y todo tiene   Omega.
Nada es para siempre, nada aquí es eterno.
El dolor, también se esfuma, con sus toallas de pena,
cuando una sonrisa pura, inyecta paz al corazón enfermo.