Rayo de luna



Por una rendija de mi puerta, 
se asoma un rayo de luna,
invade la oscuridad de mi cuarto 
y la soledad de mi alma,
y trae un poco de esperanza a mis sueños 
cuajados de  dudas,

como una gota de miel en  las horas amargas…
Se acerca  fugaz, a mis trémulos dedos, 
cual flecha del cielo.
Silueta de ángel vespertino,
mensajero que no habla,
que, a pedazos,me entrega
estos frágiles, versos,
que buscan  lugar, entre tantas palabras.