Estás en mi corazón


realmente no estoy tan solo estas conmigo lejos

La brisa me ha traído tu aroma esta mañana,
y mi corazón ha saltado cual cordero en el pasto.

Y cómo tiembla en los cristales el beso de lluvia.

Y te veo en la niebla y te extraño en el alma.

El eco de tu voz se aferra a mi ventana…

Hoy te siento tan cerca, aunque estés  tan distante.
Y el lienzo del cielo y las piedras del río,
repiten tu nombre, tu risa, tu historia.

Estos versos melancólicos, hoy, te extrañan tanto
y mis ojos te recuerdan,  nítida,  como el primer día.

Estás, aquí, entre mi vida, a pesar de irte lejos.
Aquí en mi corazón,  aunque no  entre mis brazos.