Cuando cae la lluvia




Cuando cae la lluvia,  tiende a rondar  la melancolía.
En busca de unos brazos tibios,  solitarios.
Se siente entre  las gotas,  el frío de la vida, en  las esquinas.
Aunque no todos se mojen,  ni todos lloren
en los caminos solitarios  hay vidas humedecidas,
y en  las ventanas,  bocas abiertas, ojos  que sólo miran,
cómo pasan las horas de invierno, goteando las heridas…

Lluvia: dulce y amarga, negra y blanca al mismo tiempo.
Manizuela de recuerdos, ojos de nostalgia y corazón de algarabía.
Recorres cual gaviota mi piel  arrebatada  por las alas del viento.
Y eres fuerte, y eres tierna, y eres tibia, y eres fría.

Ay  lluvia, lluvia, lluvia. Lluvia, lluvia. Lluvia.