Soñar contigo


Soñar contigo

Dormido en un beso sin nombre, te sueño,
te veo y  corro a ti, navego en tus huellas.
El velero incontenible de pasiones vuela.
Tiembla la brisa, se mece, arrebatada y torcida en tu pelo.

Tardíamente ofuscado  te busco en mis brazos.
Sudo. Me asusto, tiemblo conmigo mismo al no encontrarte,
al no sentirte plantada en las orillas de mi piel demente,
como aquella estatua pura de arcilla enamorada en marzo.

Condenado eternamente a no olvidarte
Te amo. Despierto. Despierto y estás conmigo, tierna,
completamente dormida en el clima de la noche negra,
contenida, conmigo, en el mismo abrazo, en la misma parte.

Vuelvo. Vuelvo al sueño mío y al sueño tuyo, contigo,
tal vez para extrañarte un poco o para darme  cuenta
que no estas aquí, aquí a mi lado,  mariposa de niebla
sino tan dentro mío, como la costilla que nació conmigo.