Te extraño, vuelve



Te extraño


 ¡Cómo extraño  hoy  tu aroma,  rozándome los labios!

Verte cada tarde,  aferrándote a mis brazos,
buscándole un susurro de amor a mis latidos...
¡Cómo extraño esos  instantes 
cuando ya tenías que  irte y te seguías quedando!

Extraño verte cerca. Extraño tu mirada,
 tus  ojos atrapantes mirándome de frente,
tan dulces y aprehensivos,  ah paloma mía, 
paloma de mi alma y  de  mi voz adolescente.

¡Vuelve!... vuelve que te extraño y mucho más, si llueve,
vuelve que este invierno  humedece triste  mi silencio.

Devuélveme tu risa con alma de noviembre
y quédate en mis brazos, que sin ti no sé si vivo.

Tal vez volviera pronto tu vino  hacia mi boca
y esa seda  tuya que añoro entre mis dedos.
¡Vuelve!... vuelve  con  la calma  que se escapa  de mi  historia,
Vuelve, vuelve  que  quiero verte  conmigo  en el espejo.


Vuelve con el mar,  con la brisa en tus cabellos, 
con el canto de la lluvia,  con el sol del mediodía.
Vuelve prisionera y dueña de mis versos.
Vuelve, vuelve con mi vida.