Te extraño tanto (Poema XIII)

Te extraño poema

Te extraño tanto y  tanto en esta noche triste.

Y extraño más que todo: tu sonrisa niña
y tu mirada fija, prendida entre mis ojos…

La tibieza de tu voz  entre mis horas frías…

Te extraño tanto, tanto en esta noche triste,
con  la brisa en tus cabellos y  tu alma pensativa…
Esos instantes cortos,  que juntos compartimos,
tus dedos en mi rostro, tu risa en mi mejilla.

Ahora estás lejos, lejos, donde mi voz no te roza.
Se quedó  el  jardín marchito y  mis sueños rotos…

Te extraño tanto, tanto en esta noche triste.
¡Cuánto te quería, inolvidable par de ojos!

El silencio es largo, largo e infinito
más largo  sin la dulce  música de tu alma.

Con  la brisa  de las tardes
 te  buscan   estos  versos.

No pude detenerte y tus pasos te alejaron.
Hoy mis labios  se marchitan, tristes sin tus besos.

Quisiera no escribir,  la noche está muy triste,
más triste sin tus ojos,  tiernos  e infinitos.

Quisiera no decir,  que   a veces mis  latidos,
 te buscan en las tardes,
te llaman por las noches, mas tú no estás conmigo.

Es triste ver mis dedos,
Palpando aquí  el vacío,
buscando entre la niebla, un trozo de consuelo…

¡Quisiera no extrañarte… quisiera olvidarte!
buscarte en el espejo y no verte en el recuerdo.

En esta noche triste,  naufrago entre mis miedos,
Me escondo  entre las sombras,
 ahítas  de suspiros…

¡Tal vez  no pueda verte,  tal vez ya me olvidaste!
A  veces el amor  escoge otro camino…

En esta noche triste,   que escribo estos versos,   
llora  mi alma triste, llora, 
 buscando  lavar la   herida…

En esta noche larga  mi pluma solitaria,
tal vez buscaba darte,  la esquiva despedida.