Eres pan deleitoso



Eres pan deleitoso que de trigo escogido,
en aquel horno santo,  hizo un genio divino.
Pan vivo de aliento y de amor desmedido,
donde el mar se detiene y se va pensativo.

Y me gusta tu aroma,  cada vez que respiro
y el sabor de tu alma,  que en las tardes persigo;
dulce, provocativa por ti muero y en ti vivo
no te vayas de mi boca por otro camino.

Disfrutarte es mi locura,  así tibia  y pura
desde la luna llena hasta el mar y la espuma,
Lléname más y  más de tu  ternura.
Lléname de ti,  hasta el viento y la puna.