Florecilla





Florecilla,  mariposa.

Música que disfruto y que respiro.

Amo tu boca acercándose ansiosa 

y el paraíso de minutos contigo, conmigo.



Tu imagen se posa en mi pecho como una paloma.

Ah trueno de amor encendido,  haciéndose un río.

Amo tus ojos, par de joyas arrebatadoras,

hurgando hasta el fondo de mis latidos.



Ay princesa niña, cómo me obligas a  quererte,  a quererte sin medida.

Haces magia y me hipnotizas con la luz de tu  sonrisa 

No me arrepiento de nada, ni de encerrar  cada día,

mi piel en tus brazos para toda la vida.