En tus ojos negros


En tus ojos negros  suspiran los carbones de la noche, 
y tiemblan de frío, abrazados entre ellos,
titilantes, ansiosos,  derrapando sus destellos,
como música y susurros  para este  invierno largo.

Ay,  yo también quisiera estar ahí  contigo,
perdido en tu silencio,  hasta que cante el alba.
Atándome a tus cejas, amándote en tus sueños
Aunque nunca entiendas  la  música  de mi alma.

Quisiera que mi fuego arda y arda entre tus ojos

con un brillo  inexplicable de música absoluta.