Hoy se me arrastran los recuerdos en el alma



Hoy se me  arrastran  los recuerdos en  el alma.
Sentado en la orilla de esta lánguida tarde, enmudezco
Y estoy triste,  muy   triste de  que te fueras lejos.
Lejos de mis abrazos por las mañanas.

Como extrañan  mis ojos la  expresión   de tu mirada.
Y tu  boca suspendida  en la ramas de mis besos.
Y   llora y se desnuda, terca,  así  en silencio
  en el cáliz de  mi alma: la nostalgia.

Tenaz melancolía  corriendo  en esta  fiebre,
cerrándome  la boca, quebrando  mi sonrisa.
La brisa que arrebata  los versos que me diste 
se llena de vacío el pozo de la vida.

Por qué? dirá la luna  por qué? la primavera
Por qué nos  fue pintando   la ausencia en acuarela?
Quizá te di muy poco o tal vez, más  de la cuenta
¡Qué importa! Mariposa, ahora lejos vuelas.