Cómo olvidar



Cómo olvidar tus pasos vespertinos
La luz de  mi ventana,  rozándote los párpados.
Mi nombre  confianzudo  te besaba  la boca
cuando tus manos blancas, tocaban mi puerta.
Fuego!  Topacio!  Arrebatos de hermosura prieta!
La curva  de tus labios,  hacía  magia,    columpiándose, frente a mí incansable.
Tantas veces, caí preso en la  red de tu sonrisa.

Tantas veces fui culpable, lo confieso, tantas veces.


versos románticos  versos de amor  versos de melancolía  poemas románticos