¿Por qué no?


versos romanticos   

Ayer, cuando su sonrisa saludó a mis ojos en el parque
recuerdo que  perdí el aliento y la noción del tiempo.
Hermosa como una amazona,  su cabello parecía encadenarme.
Me dije "¿por qué no? ¿por qué no sucumbir ante semejante belleza?"  
y caí rendido.

Entre sus brazos el sol se tomó una siesta  conmigo.
Mis palabras como abejas revoloteaban en la flor de su sonrisa.
Cómo no amarla, si  a su lado yo me siento completo.
Y mi alma se pasea en sus manos como una barca sobre las olas.

Mis latidos vuelan sobre las nubes de verano, sin descanso 
queriendo tocar el infinito, incansables, incesantes...
Y este es otro atardecer  donde la miro
y su sonrisa saluda a mis ojos en el parque.


versos románticos  versos de amor  versos de melancolía  poemas románticos