Herido de nostalgia

Nostalgia, melancolía

Herido de nostalgia, sangrando melancolía
al país de mi silencio emigro,
en la lancha oscura de mis pensamientos,
persiguiendo, sin ganas, el tiempo perdido.

Roto y sumergido en un mar incomprendido
buceo a veces en lo más profundo de mis pensamientos 
Y  me golpeo sin remedio con aquellas viejas canciones   
  que me vuelven a arrastrar indolentes a los huecos del pasado.

Naufrago, esclavo del delirio, entre las olas del espanto,
negras, grises, locas, agrias, doloridas
agonizando en las mejillas  de las hipnotizantes
playas, deslumbrantes como el big bang de tu ex sonrisa.

Cruje en la tarde gris mi puente de sueños
Soportando, torvo, camiones llenos de decepciones
emulando a un mártir destrozado los miembros
y un canto amargo haciendo eco en mi llanto.

Más  allá de la sonrisa  del mundo
tu cruel vacío hace fiesta en mi pecho
como un delfín amante de saltos profundos

terco y dócil, se luce, en estas olas de frágil lecho.