¡Te amo!

te amo

¡Te amo!
Es tan dulce decirlo con los ojos cerrados.
Amarte sin miedo,  comprender a tu lado que el amor  es divino.
Melodía sonriente. Toneladas de abrazos. Diluvio de besos.
Obsesión de mirarte  del  albor al ocaso.

¡Te encuentro!
En la voz del silencio, en el ritmo del viento,
en la luz de la luna  que nos toca  sin tiempo.
Me descubro en tus ojos y  caigo  rendido.
   Ah mujer bella, amarte es tan dulce como miel en los labios.

¡Te necesito!
En la corta teoría y para toda la vida:
Amarte  es lo mismo que explicar un milagro.
Mis letras son  tuyas,  tu música es mía:
 la canción es  perfecta, si te tengo en  mis brazos.

¡Te quiero!
Entre versos y risas y en la melancolía.
 Amo ser residente del  país de tus sueños...
Hoy quiero escribir a la luz de tu risa

  la historia inconclusa de estar siempre a tu lado.