La tarde


La tarde se aleja con la penumbra en sus hombros.

Y puedo ver al cielo, elegante, vestirse otra ropa.
El sol,  sin moverse,   a pocos se esconde.

La luna se acerca, contoneándose, hermosa
y en la pantalla del mundo  configura otro fondo.