Es por ti


He llegado al  país de lo inexplicable al besarte los ojos.
Silencio, poesía, amor, amor  sin palabras, entrega. Entrega: amor  de los árboles.
Cómo retozan mis latidos en tu piel de durazno.
Fogata, espacio, universo, todo. Todo: tú y yo encontrándose.
Desterrarme a tus brazos fue: despertar, revivir,  reescribir mi historia.
Aprendí a olvidarme de mí   en  la miel  que desparraman tus horas.
En tus brazos, descubrí dormido: el petróleo de oriente,  los  diamantes de  África…
Tu voz  ahuyentaba al alba, el frío  oscuro  y  terco,  de la melancolía.
Renacieron  mis sueños  al besar  la luna en tu sonrisa.
Te amaba sin descanso y mi pecho cantaba tu canción favorita.
Me hice turista,  al país  de  tu alma
y perdido  en tus dedos,  descubrí que vivía.
Es por ti, es por ti que escribo, es por ti que  respiro, es  por ti  que vivo.
Vivo de amor, vivo de miel, vivo de  historia, vivo  de tus locuras.
Contigo  me siento como el sol en el cielo.
No hay nada más grande que aferrarme a  tus alas
y horadar la penumbra con  tus manos tibias.
Ah  espiga sonriente,  telenovela  de besos.
Para tu silencio:
voy a cantar  con el sol,  una canción de amor,
cada vez que asome a tus ojos, el color del invierno.