Llévame contigo


Canto de gorriones,  sol  de  primavera.
Mirada miel, sonrisa plena.
Mujer de arcilla viva que en mis sueños lates:
con las alas de mis versos, déjame   abrigarte.
Déjame escuchar, contigo,  el aplauso  de la luna…
Deja que te cante suave y sin palabras
el himno dulce  de la madrugada.
Todo lo tienes tú  y todo lo entregas.  
Llévame  contigo y quédate, quédate en mi alma.