Mil eternidades



Mi corazón late desesperado.
Vivo de tu voz, de tu sonrisa, del fuego  de tus ojos claros.
Aún no sé como amarte
 y ya tengo miedo de perderte.

Me miras y vuelvo a creer en la vida.
Mi alma está feliz de tenerte cerca.

Quiero mil eternidades para aprender a amarte 
y explorar desde tus dedos, todo el universo.
Déjame besarte y respirar tus cielos errantes
que en tus manos resucito, de mis nostálgicos silencios.

El tiempo se detiene cuando tu belleza me toca.
y disfruto escaparme a tu mundo, cuando te quedas conmigo.
En cada respiro,  te siento cerca, muy cerca, cada vez más cerca. 
Como el mar de la arena, como la música del silencio.

En mis sueños te esperaba antes de conocerte,
como a la algarabía de la primavera en el otoño.
Como a la frescura de las lluvias en el desierto.
Ahora ya no vivo, sino respiro de tus besos.